La boda

image

 

Desde hace algún tiempo comenzaron los cuestionamientos, al principio esporádicos, “¿Cuándo traerás un novio a casa?”, “¿Te gustan los hombres?”, y algunos dichos como “Te quedarás para vestir santos”, “Se te está pasando el tren”, y mi favorita, “Te estás convirtiendo en la loca de los gatos”. El año pasado todo fue a peor. No había día que no escuchara algo así de familia, amigos y demás personas. Lo cierto es que siempre soñé con una gran fiesta de boda, con un bonito vestido blanco de larga cola y en bailar “El Fantasma de la Ópera”, pero sobre todo un gran pastel de bodas, mi parte favorita de todos los enlaces a los que he asistido.
Después de mucho pensarlo, reuní a mis tres novios: Ramón, René y Raymundo. Hasta entonces habíamos tenido una relación a la medida. Les conté mis deseos de tener un festejo matrimonial y que ya era momento de sentar cabeza y continuar. Después de mucho platicar, todos estuvimos de acuerdo en la boda. Ramón y yo nos casaríamos. Fuimos a dar la noticia a las familias y a los amigos, lo cual causó tremenda sorpresa, y a su vez, la sospecha de que estaba embarazada. Los preparativos llevaron su tiempo. Yo estaba muy feliz con mi vestido y el pastel con un relleno de zarzamora, con nueces y envinado en biscocho bisabor, como siempre lo imaginé. He de aceptar que actúe egoísta, pues ni le pregunté a Ramón si le parecía bien (bueno, él es un tragón y no conozco aún algo a lo que no le entre).
Por fin el dia llegó, una ceremonia religiosa, más por darle gusto a la abuela, que por deseo propio. Después a la civil en el salón de fiestas. Nuestros testigos fueron Carol, mi amiga casi hermana, Raymundo, René y un hermano de Ramón. Todos nos felicitaron, y brindaron por nuestra felicidad y esta nueva familia que comenzábamos a formar en ese instante; aplausos y una que otra lagrimita por ahí. Por fin llego el momento del vals, Carol fue la maestra de ceremonias, “Que pasen al centro los recién esposos”. Comenzó la música y el baile. Pasaron los abuelos y los padres con nosotros. Entonces Carol dijo, “Que pase René, el novio de la novia y Raymundo el otro novio de la novia.” René bailaba conmigo y Raymundo con Ramón y luego todos juntos. Se escuchó una voz, era el padre de Ramón “¿Qué significa esto?”, gritó furibundo.

Mi padre respondió enseguida “Pero, ¿Qué burla es esta?” Carol dijo,  “Tranquilos caballeros esto es amor.” Ahí al centro de la pista les explicamos que desde hacía un tiempo teníamos una relacion a la medida, única y libre, y que habíamos decidido empezar una vida juntos. Explicamos que a partir de ese día viviríamos juntos, y que como no se nos permite casarnos en grupo, se echó un “piedra, papel o tijeras” para ver qué nombre aparecería en el papel. “Lo que nosotros queremos es festejar el amor con los que amamos.” Hubo aplausos y desencajes, uno que otro gritito de mis tías. “Mira qué golosa sobrina”. Mi padre y el de Ramón no lo tomaron bien. Aun no nos hablan… esperemos que con el tiempo. Siguió corriendo el alcohol,  la música y fue una gran fiesta. Así fue como decidimos dar comienzo a una etapa nueva “saliendo del closet”.

 

Foto de Mauricio Rentería

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s