¿Sabes qué son los prejuicios positivos?

mente enjaulada 2

Su existencia suena contradictoria puesto que, en principio, cualquier juicio anticipado está desapegado de la experiencia, y por lo tanto, difícilmente se le consideraría “positivo”. Sin embargo, en este contexto el término no se relaciona con la idea de que sea “benéfico” o “sano”. ¡Veamos!

¿Qué es un prejuicio?

Los prejuicios son ideas preconcebidas o creencias no confirmadas acerca de un grupo social y sus miembros. En otras palabras, es una categorización automática para ubicar a las personas dentro de tipologías preconcebidas.

El problema es que esas creencias parten del pensamiento y no de la experiencia. Son juicios que se anticipan al conocimiento real del otro (u otra). Una vez que hemos etiquetado o encasillado a las personas con base en estas conceptualizaciones no contrastadas con la realidad, nos dirigiremos a ellas con una carga específica de ideas, sentimientos y emociones.

Prejuicios negativos y positivos

Los prejuicios negativos otorgan calificativos peyorativos a ciertos grupos sociales y disparan la exclusión y la discriminación. La creencia generalizada de que lxs latinxs somos flojxs; lxs nórdicxs, fríxs; lxs artistas, desestructuradxs; lxs contadores, obsesivxs; y lxs franceses sucixs; por ejemplo, son prejuicios negativos basados en estereotipos.

Por otro lado, los prejuicios positivos asignan a un grupo social características socialmente aceptadas o deseadas, pero que no dejan de estar alejadas de la experiencia real y particular, de ahí que sean igual de nocivas. Pensar que lxs europexs son más civilizadxs; lxs japonesxs, respetuosxs; lxs latinxs, bailadorxs; los hombres, fuertes; todos ellos son prejuicios positivos que idealizan fijando expectativas irreales.

Los prejuicios y su toxicidad

Cualquier tipo de prejuicios, positivos o negativos, son causa de desigualdades y conductas discriminatorias. Los prejuicios encasillan y etiquetan a partir de ciertas creencias preconcebidas que no parten de la experiencia, limitando el conocimiento real acerca de quien está frente a nosotros, como individuo único.

Una mentalidad abierta y la disposición a dejarnos sorprender por la persona que tenemos enfrente es la única posibilidad de conocerla y vincularnos con su esencia a través de la experiencia… (lindo verso sin esfuerzo).

(Gracias a Esteban Rivera por la inspiración.)

Tatiana Yedid

Febrero, 2018

***Dale like si te gustó la publicación***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s