Suspiro poético. Adiós de dos

Tú dilataste el tiempo, yo contaba días sin poder respirar.
Tú, circunloquios del clima; yo sin respuesta invitaba a callar.
Tú sonreías disimulando temores, yo ocultaba mis labios en una taza.
Tú hilvanabas pasados, yo volaba en hubieras.
Tú excavabas detalles, yo evidenciaba vestigios.
Tú reunías las palabras vertidas que ya no podía contener.
Tú, voz temblorosa; yo, voluntad golpeada.
Tú, mirada de agua; yo naufrago en tu mar.
Tú asentías afligido, yo decidía con pesar.

Tú dijiste lo que yo ya sabía.
Yo, lo que preferías no escuchar.

Tatiana Yedid
Marzo, 2018

Fotografía de Alex Mazurov.

***Si te gusstó la publicación, dale like***

Suspiro poético. Singular

Screenshot_2018-03-01-18-33-12

Tuve la suerte de atraer la mirada del fotografo,
inspirar las palabras de un poeta,
las caricias de un buen amante
y la ilusión de un soñador.

Me ha arrullado el canto del artista,
crecí junto al viejo lobo de mar,
viajé buscando el amor distante
y estaba en el confidente a mi lado.

Me revolcó el vértigo del intrépido,
abracé a dos hijos y al padre,
volé envuelta en el milagro del experto
y manos enardecidas derrumbaron los muros del respeto.

Entendí
que la magia del amor
no está en la eternidad
sino en el encuentro.

 

Tatiana Yedid

Marzo, 2018

 

(Inspirado en “Fotografías instantáneas” de Artemisa Téllez…gracias!!)

**Si te gustó esta publicación, dale like***

Suspiro poético. Catálogo de besos

…Primero llegaron los inofensivos, los superficiales, los iniciáticos; esos besos de explorador tembloroso. Siguieron los besos robados, los dulces y tiernos; besos pueriles, a escondidas, apresurados.

Tiempo después, la cercanía se hizo líquida y los besos largos y revueltos. Nos volvimos expertos el uno del otro, en bocas y sabores. Maestros de jadeos y calores. Eran besos que quemaban el tiempo y agotaban la paciencia. Besos con dientes, caníbales hambrientos.

Entonces aparecieron los lujuriosos que calientan el rostro, besos que movilizan las manos y empujan la carne. Besos viajeros del cuerpo.

Aquellos días nos bebíamos hasta que el ardor del cuerpo se pintaba en torno a nuestros labios.

Así completamos el catálogo de besos…

 

Tatiana Yedid

Octubre, 2017

 

***Pon like si te gustó la publicación****

Un “te quiero” diferente

whispering

No huyas si te digo que te quiero.

Mi amor no somete, entrega; no obliga ni aprisiona. Mi amor no pide nada a cambio, sólo nace en mí para alojarse en ti. No necesita respuesta a mis te quieros, el goce está en repartirlos. Mi amor no espera devoluciones, mucho menos aquellas dictadas por la convención. No quiere sacrificios, ni míos ni tuyos; no espera que seas diferente ni que escondas partes de ti.

Mi amor no busca exclusividad; crece y se expande para compartirse en felicidad. No tiene horarios, fronteras o espacios válidos; pasa de la obligación, alimentándose del deseo. Mi amor no exige fidelidad más que a sí mismo; se acuna en el placer de existir.

Mi amor no tiene candados ni caducidad; vive con las menores expectativas y se nutre de las sorpresas inesperadas. Mi amor no demanda, entrega; no cuesta, vale. Mi amor no se vende ni se compra, está lejos de ser intercambio. Mi amor no me vuelve tu vida; me convierte en tu amiga. Mi amor no amarra, une; no roba, recibe. Mi amor no resta; no promete, cumple. Mi amor no desgarra, acaricia. Mi amor no seca, humedece; no mata, inspira. Mi amor no apaga, provoca; no muerde, besa. Mi amor no es riesgo, es aventura. Mi amor no grita, canta.

No huyas si te digo que te quiero, deserta cuando no lo escuches más.

 

Tatiana Yedid

5 Febrero, 2018

 

**No olvides darle like si te gustó la publicación**