Suspiro poético: Las mujeres que no soy

las mujeres que no soy

 

No soy mujer-florero que decora tu espacio,

ni mujer-escalón para permitirte ascender.

No soy mujer-joya que adorna tu imagen,

ni mujer-incubadora para replicar tu ser.

No soy mujer-pañuelo para tus desvelos y pesares,

ni mujer-escudero-siempre-fiel en defensa de tu honor.

No soy mujer-agenda que organiza tus días,

ni mujer-trofeo para distinguirte ganador.

No soy mujer-cueva, lugar de resguardo seguido de olvido,

ni mujer-mano, inanimada para tu placer.

No soy mujer-escoba para pulir tu espacio,

ni mujer-cadete siguiendo órdenes.

No soy mujer-bastón para sostener tus pasos,

ni mujer-brújula que dirige tu rumbo.

No soy mujer-esfinge, guardiana de piedra;

ni mujer-estatua, belleza silente.

 

Todas ellas, las mujeres que no soy.

Tatiana Yedid

Agosto, 2017

 

***Dale like si te gustó esta publicación***

 

Ganas

Con las ganas más infinitas

así quiero que me toquen tus dedos,

rompiendo la barda, sin respeto alguno

sin cuidar nada,

tira la mesa, raja los velos, inunda la estancia,

me atrae la devastación,

y el deseo encerrado saltará las murallas.

 

Te olvido poco, olvido poco tu lengua durante el día,

pasan las horas esperando a ser vaciadas

en el reloj de arena de tus caderas.

A todas horas te deseo

Pero te prefiero en la noche,

la luna es permisiva para abrir mi represa

derramando la humedad.

 

Se van los temblores espantados por tu firmeza

y se vuelven sobre mi las estrellas

derramando su dulce y tibia luz sobre mis senos

y otro poco sobre tus ojos.

 

Sherry Joplin

Instagram: @cherie8a

Suspiro poético: Árido Amor

pexels-photo-682501.jpeg

 

Eres piel polvorienta

– resequedad arenosa-

tierra desértica que en pálido atavío

transcurre silenciosa su sedienta existencia.

 

Yo, musgo en piel

– tierra exuberante-.

cuerpo frondoso que en torrencial descuido

inunda en un instante de tormenta.

 

Cuentan que el desierto, vigilando el subsistir

pasa la vida ahuyentando la lluvia.

 

Mientras, la selva, viviendo su existir

pasa la vida cazando desiertos.

 

– Tatiana Yedid Lastra

  Febrero, 2017