Relaciones a la medida: más allá del Poliamor

Hace unos pocos días, después de hablar con mi grupo favorito de poliamorosos acerca de la idea de diseñar las relaciones, se me ocurrió buscar en Amazon las palabras “Design Relationships”. ¿Cuál fue mi sorpresa al ver que había un libro con un título prácticamente idéntico? Rápidamente me metí a ver de qué se trataba y vi que tenía opiniones muy favorables. Sin pensarlo dos veces, lo adquirí y comencé a devorarlo.

El libro en cuestión tiene un título que sería el equivalente a “Relaciones a la medida: una guía para la monogamia feliz, el poliamor positivo y las relaciones abiertas optimistas“. Se trata de un libro muy cortito, de 208 páginas así que lo leí por completo en un fin de semana.

41xtqsa2bonl-_sx311_bo1204203200_

El libro comienza con un prefacio escrito por Kenneth Haslam, fundador de los archivos de poliamor del reconocido instituto Kinsey de la Universidad de Indiana. Haslam es un poliamoroso veterano, que nació en los años 30 y que descubrió en los noventas el poliamor gracias a internet. Él acuñó el término “Designer Relationships” (que yo traduzco como Relaciones a la Medida) a raíz de lo que él llama la guerra swinger/poly, que fue un momento en que los activistas de ambos campos debatían acerca de la diferencia entre swinger y poliamor y trataban, inutilmente, de definir claramente el término poliamor. Por ello Haslam prefirió el término “relaciones a la medida”, que abarca cualquier tipo de relación y no se encasilla en una escuela particular de pensamiento. Patricia y Mark son una pareja y son los autores de este libro que discute y expande las ideas originales de Haslam. A continuación presento un resumen de los capítulos del libro y termino dando mi opinión en la conclusión.

Capítulo 1: ¿Qué es una relación a la medida?

Una relación a la medida es cualquier relación en la cual las partes se sientan a discutir abiertamente lo que cada uno de ellos quiere respecto a la relación y de qué manera debería evolucionar la relación con el tiempo. Dos aspectos fundamentales de las relaciones a la medida son la consciencia y el consentimiento (honestidad).

Algo interesante de este libro es que es unificador, a diferencia de otros libros que pueden estar enfocados específicamente en el poliamor o en el estilo de vida swinger. Los autores listan distintos estilos (o patrones) relacionales que pueden ser relaciones a la medida (puede haber más):

  • Solteros por elección
  • Solteros y poliamorosos
  • Asexuales
  • Relaciones no sexuales
  • Monogamia por elección
  • Relaciones abiertas
  • Relaciones monogamish
  • Amigos con beneficios
  • Swinging
  • Poliamor
  • Swolly (Swinger y Poly)
  • Polifidelidad
  • Filias (Kink)

Capítulo 2: ¿Qué es la monogamia?

El capítulo 2 está dedicado a la monogamia. De acuerdo a los autores, la “verdadera” monogamia es la formación de un vínculo de pareja exclusivo y de por vida, y es la excepción en el reino animal. A partir de los años 70 la monogamia serial se ha vuelto la práctica predominante, esto se refiere a mantener la monogamia el tiempo que dure la relación (no de por vida). La monogamia es el “default” cultural, algo que es moralmente correcto y que se asume sin ser examinado. Muchas personas están obligadas a vivir en la monogamia, aún si es algo prácticamente imposible de sobrellevar, prueba de ello son los altos índices de divorcio, infidelidad y múltiples reportes en los medios acerca de los matrimonios sin sexo y las tasas de matrimonio que van en declive.

Los autores describen cuatro componentes (o niveles) de la monogamia:

  • Monogamia sexual: Se refiere a la exclusividad sexual, aunque la palabra “exclusividad” puede ser entendida de forma distinta por distintas personas.
  • Monogamia emocional: Se refiere al amor e involucramiento a un nivel emocional profundo con una sola persona.
  • Monogamia social: Asume a la pareja como un unidad indivisible a la cual se le da prioridad.
  • Monogamia práctica: Se refiere a los arreglos domésticos y a la manera como la gente estructura sus vidas: cohabitación, finanzas, cuidado de los niños y otros aspectos del día a día.

Un punto interesante que tocan los autores es si la monogamia es natural o no, pero sostienen que discutir sobre eso no tiene mucho sentido. Ellos dicen que en vez de preguntarse si es natural o no, uno más bien debería preguntarse si es algo que le funciona o no a uno mismo.

En general, los autores critican el hecho de que la monogamia es en cierta forma una imposición y hablan de una sociedad mononormativa y centrada en la pareja. Para ellos la monogamia es una posibilidad más, y abogan por el hecho de que la gente esté informada respecto a las distintas opciones de modelos relacionales, de tal forma que la monogamia sea algo que se pueda elegir libremente y de manera entusiasta, y no que sea algo impuesto.

Capítulo 3: Mitos mononormativos

Varios de los mitos del amor romántico están entrelazados con el modelo mononormativo y los autores discuten varios de ellos en este capítulo:

  • Mito #1: El amor romántico es el único cimiento de una relación duradera. Hasta el siglo XVIII o XIX, el amor apasionado y romántico era visto, en el mejor de los casos, como un beneficio periférico del matrimonio. Por ello, esta idea que tiene mucha gente de que el amor es la base del matrimonio es una idea muy reciente. Los autores comentan que tener un propósito común tiende a ser una base más sólida y menos efímera que el amor (enamoramiento) para sostener una relación de largo plazo.
  • Mito #2: Debes encontrar un alma gemela. En la sociedad actual existe la creencia de que uno debe encontrar una alma gemela para poder formar un verdadero vínculo de pareja y que, sin ello, la relación no puede ser satisfactoria. Esto está muy alejado de la realidad pues no existe una pareja perfecta ni alguien que te pueda dar todo aquello que necesitas.
  • Mito #3: Vivieron felices para siempre. Los autores mencionan que los cuentos de hadas en general terminan con la frase de “…y vivieron felices para siempre” y que esta frase, ampliamente promovida por Disney, no refleja la realidad de las relaciones humanas. La realidad es que las relaciones son dinámicas y aún aquellas más felices evolucionan y pasan periodos difíciles. El comprar la idea de “vivieron felices para siempre”  impide aceptar los cambios inevitables y altibajos que tiene toda relación.
  • Mito #4: Desear a alguien más es una forma de infidelidad. Detrás de este mito está la idea implícita de que si tú de verdad amas a alguien, el sentirte atraído por otras personas es tanto moralmente equivocado como un signo de que hay problemas serios, tanto personales como en tu relación.
  • Mito #5: La monogamia es natural, determinada por la evolución, óptima o es un mandato divino. Este mito se sustenta en la idea de que la cultura contemporánea es una expresión de verdades eternas, y niega el hecho de que las sociedades varían mucho entre ellas y de que las relaciones modernas tienen poco en común con la mayoría de los modelos que han existido a lo largo de la historia. Aún si existe amplia evidencia que sugiere que la mayoría de nosotros estamos “cableados” en cierta medida para formar vínculos de pareja, esto no significa que hayamos evolucionado para formar vínculos exclusivos de por vida. Las relaciones a la medida permiten a las personas considerar un espectro amplio de estilos relacionales y armar un enfoque que se adecue a sus circunstancias. Aquello que funciona – y no aquello que es ordenado por una divinidad, que es natural o normal – es lo óptimo.
  • Mito #6: Existe un sólo tipo de sexualidad que es correcto. La creencia de que existe una manera “correcta” para la sexualidad es uno de los pilares de la ideología mononormativa. La idea básica es que tener sexo es algo malo, excepto en ciertos contextos limitados que lo hacen correcto. Los autores mencionan que es difícil zafarse de estas ideas y que el sexo casual está muy estigmatizado, aún por algunos dentro de la comunidad poliamorosa. Algunas otras ideas incluyen que el sexo debe sólo ocurrir de forma espontánea y que no se puede programar un encuentro erótico, que el orgasmo debe ocurrir de forma simultánea, que debe haber una frecuencia mínima de sexo, que actos distintos al coito no son realmente sexo. Los autores mencionan que la única manera de tener sexo de forma equivocada es cuando éste deja malos sentimientos a las personas sobre si mismas, involucra un abuso de poder, inflige daño en otros o es de alguna manera no consensual.

Capítulo 4: Malos entendidos acerca de la no monogamia consensual

De la misma forma en que existen mitos mononormativos, existen numerosos malos entendidos respecto a los enfoques más abiertos, que son los siguientes:

  • Malentendido #1: La no monogamia consensual amenaza a la institución del matrimonio. Lo anterior es una creencia común. Asociado a esto está la idea que abrir la relación es un signo que la pareja está en problemas y que ello llevará inevitablemente a un rompimiento.
  • Malentendido #2: Las personas no monógamas consensuales tienen un mayor riesgo de contraer ITS (Infecciones de Transmisión Sexual). Aunque existe cierto elemento de verdad respecto al hecho de que aumentar el número de parejas sexuales aumenta el riesgo de contraer ITS, aparentemente las personas que están en relaciones no monógamas consensuales son más responsables que la gente que comete infidelidad o los solteros. Los autores comentan que las actitudes negativas respecto al sexo que existen en nuestra cultura hacen que frecuentemente se piensa que las ITS son un castigo por realizar actividades sexuales.
  • Malentendido #3: Las personas que eligen relaciones alternativas son incapaces de tener intimidad. La idea de que la no monogamia entra en conflicto con el hecho de tener relaciones íntimas con madurez está enraizada en la psicología moderna mononormativa y la idea Freudiana de que el erotismo maduro debe estar enfocado hacia un solo objeto del deseo. No existen estudios que sustenten este malentendido y, por el contrario, aparentemente la gente que se encuentra en relaciones no monógamas consensuales parece ser más feliz que aquella que se encuentra en relaciones monógamas.
  • Malentendido #4: La infidelidad y la no monogamia consensual son similares. Este malentendido es difícil de combatir y es dependiente del modelo mononormativo, ya que si se cree que sólo existen dos opciones – la exclusividad o el engaño – es difícil imaginar otras alternativas. Los medios se han encargado de contribuir en esta confusión con titulares tales como “Engaña sin engañar: averigua si una relación abierta es adecuada para ti.” Cabe señalar que el engaño puede ocurrir aún en las relaciones no monógamas consensuales. Lo que caracteriza a las relaciones a la medida (a diferencia de la infidelidad) es que ambas partes se deben transparencia, cierta medida de lealtad emocional y la determinación de apegarse a lo acordado.
  • Malentendido #5: Las relaciones a la medida promueven la dominación masculina a expensas de la mujer. Este malentendido se basa en la idea de que las relaciones a la medida equivalen a la poliginia, es decir un modelo patriarcal en el cual un hombre se relaciona con varias mujeres (harén). La igualdad, la reciprocidad y el consentimiento son los cimientos de las relaciones a la medida, que se oponen completamente a los antiguos modelos patriarcales.
  • Malentendido #6: La monogamia es mejor para los niños. La historia humana revela que, a lo largo del tiempo, los niños se han criado en una gran variedad de circunstancias y simplemente no hay manera de determinar que es lo “ideal”. A lo largo de nuestra historia, la crianza de los niños ha sido una actividad comunal, lo cual podría indicar que las familias poliamorosas son, de hecho, un buen entorno para la crianza de los niños. En todo caso, no hay evidencia que pueda sustentar que, en este ámbito, la monogamia es superior a la no monogamia.
  • Malentendido #7: La gente que está en relaciones no monógamas tiene una tasa mayor de separación y de divorcio. De manera casi universal se asume que las relaciones no monógamas tienen problemas de forma inherente, y que la decisión de abrir la relación es un indicador de un problema serio. No existe evidencia robusta para soportar esta afirmación y, como se mencionó previamente, de hecho existe evidencia considerable de que la gente en relaciones a la medida no monógamas, tiene un nivel más alto de satisfacción relacional que el público en general, eso es particularmente notorio para quienes practican el intercambio de parejas (swinging). Por otro lado, enfocarse en el divorcio o rompimiento como un signo de fracaso en la relación es un error. La satisfacción o la felicidad podrían ser mejores métricas de éxito para una relación.
  • Malentendido #8: El final de una relación representa un fracaso.  Dado que se supone que el matrimonio es un arreglo vitalicio, el rompimiento o divorcio son caracterizados como un fracaso, tanto de la relación como de la gente que participa en ella. Para los autores, caracterizar un final o un cambio en la relación como un fallo es una manera muy limitada de ver las cosas. Las relaciones a la medida facilitan realizar cambios en la relación. Por ejemplo, es común que parejas swinger dejen de tener contacto sexual y la relación se transforme en una gran amistad. Las relaciones a la medida pueden facilitar el transformar una relación sin que esto implique cortar todos los lazos.

Capítulo 5: Habilidades relacionales para todo mundo

Para los autores ninguna relación es idéntica a las demás. Ellos desincentivan a las personas de compararse a ellos y a sus relaciones con las de los demás y reconocen que no hay ningún paradigma relacional que sea intrínsecamente mejor que los demás. Lo que funciona para algunas personas será desastroso para otras. Sin embargo, e independientemente del estilo relacional que uno elija, existen ciertas habilidades y actitudes que son valiosas y que pueden ser desarrolladas.

  • Conocerse a si mismo sexualmente y relacionalmente. Desde tiempos inmemoriales, el auto conocimiento ha sido visto como un valor importante, si no es que el más importante, en la vida. Conocerse sexualmente y relacionalmente son procesos. Nuestra sexualidad y estilos relacionales evolucionan a lo largo del tiempo.
  • El amor es equivalente a un interés profundo. Al contrario de lo que se piensa comunmente la indiferencia, y no el odio, es lo opuesto del amor. El poder demostrar un interés profundo es un proceso continuo que requiere de esfuerzo y el primer paso es cultivar la habilidad de poner atención.
  • Ver cada relación como una creación conjunta. Las relaciones son creadas por más de una persona, y los participantes deben ver a la relación como una entidad en si misma. Al ser una creación conjunta, esta relación es algo que se puede nutrir y construir y que prospera con base a la calidad de la atención que se le pone. La relación puede ser vista como un proceso o como un proyecto artístico, su creación es un proceso creativo.
  • Encontrar placer en servir al otro. Existe un malentendido de que las relaciones tienen como propósito el satisfacer las necesidades emocionales y sexuales propias. El énfasis en la individualidad nos hace olvidar que somos animales sociales y que solo florecemos en un contexto de relaciones y de interdependencia. Si uno está menos preocupado con sus necesidades y más enfocado en como satisfacer las de su(s) pareja(s) es probable que uno experimente mayor satisfacción relacional, pero es importante que no sea sólo uno de los dos miembros de la pareja el que le dé al otro.
  • Conectar primero – hablar después. Es importante poder ser capaces de expresar los deseos de forma que motiven a la(s) pareja(s) de hacer lo posible para satisfacerlos, sin embargo, no toda la comunicación tiene que ser verbal.
  • La intimidad es un acto de equilibrio. La intimidad en una relación es un proceso que involucra un equilibrio cuidadoso, algo que evoluciona con el tiempo y no puede ser forzado. La verdadera intimidad requiere tener la habilidad de a la vez estar separados y conectados, y el poder tolerar las demandas paradójicas de lograr este equilibrio. El misterio en el otro es algo que se debe celebrar.
  • No confundir lo privado y lo secreto. Cierta medida de privacidad es necesaria independientemente del nivel de intimidad que tengamos con la otra persona. Sin embargo, cuando los comportamientos empiezan a ser compulsivos o uno se observa escondiéndolos de las personas cercanas, entonces las cosas probablemente ya no son algo solamente privado. Tener privacidad es algo deseable mientras que tener secretos no lo es.
  • Confianza. El concepto de confianza es complejo. En muchos casos, la confianza comienza con una intuición. La verdadera construcción de la confianza comienza, sin embargo, cuando la intuición inicial de que una persona es confiable se corrobora a través de una serie de interacciones.
  • Jugar juegos no crea confianza. Aplicar el modelo de relaciones a la medida significa no jugar juegos. Todo lo que se necesita es honestidad y también involucra ser confiable: llamar cuando uno dice que va a llamar, llegar a tiempo y aceptar la responsabilidad cuando se cometen errores, etc… En general, ser confiable involucra con hacer lo que uno dice que va a hacer.
  • Confianza sexual. Tener conversaciones francas acerca de los intereses sexuales, los gustos y la historia – incluyendo la historia de ITS – es crítico para construir confianza. De forma inicial, es también una buena idea establecer fronteras y hasta reglas, aunque éstas pueden cambiar con el tiempo. En el contexto de la sexualidad, la honestidad es esencial.
  • Mantener la amabilidad como tu estándar de base. Luchar por ser amable, especialmente cuando las cosas no van bien, es esencial para mantener una atmósfera de amor y cuidado. Si se a tiene la amabilidad como estándar de base, es más probable que la pareja reciba nuestras palabras, aún si lo que se expresa es difícil y no forzosamente bienvenido.
  • Honestidad moderada. La idea de ser honestos con la pareja parece simple, pero el tema de la honestidad es más complejo de lo que aparenta. En las relaciones íntimas, la honestidad total no siempre es la mejor política, pues a veces la honestidad total puede ser brutal. La honestidad moderada a través de la prudencia es un enfoque más saludable.
  • Abordar de forma empática. Desarrollar y mostrar capacidad para la empatía es una de las claves para la verdadera intimidad, aunque esto no significa no tener fronteras emocionales. La empatía involucra no solo un esfuerzo de sentir lástima por el otro sino también experimentar (o imaginar) lo que la otra persona atraviesa.
  • Compersión: empatía en esteroides. La compersión es un tipo particular de empatía. Este término se refiere al hecho de sentir placer (y no celos) cuando la pareja disfruta estando con alguien más.
  • Ser flexible. La tendencia a comportarse de forma habitual puede llegar a ser problemática en el contexto de las relaciones y la sexualidad. Entre más flexibles seamos, mejor equipados estaremos para manejar los inevitables cambios con facilidad.
  • Crear una frase de propósito. La creación de una frase de propósito puede ser una muy buena idea para quienes se embarquen en una relación que pretenden que sea de largo plazo. La frase de propósito describe las intenciones y aspiraciones que se tienen respecto a la relación. Es un intercambio de ideas, esperanzas y deseos para el futuro. Esta frase no es algo estático, debe ir ajustandose a lo largo del tiempo.

Capítulo 6: Para las parejas y los otros

Este capítulo da algunos consejos para las parejas pues los autores reconocen que a pesar de ser críticos con las actitudes centradas en la pareja, ellos y una gran mayoría de los lectores probablemente tienen un vínculo de pareja (aún aquellos que son poliamorosos). Los autores reconocen que en las relaciones de largo plazo la pasión tiende a disminuir y aún a perderse, por ello recomiendan explorar la sexualidad de forma consciente, empujar las fronteras y vivir aventuras sexuales juntos. Los consejos que dan se pueden aplicar gradualmente.

  • Ser aventureros sexuales para acercarse. Esto se refiere a expandir las fronteras juntos, explorar nuevas posibilidades sexuales de forma mutua mientras se respetan los límites del otro, y construir intimidad y confianza al ver al otro como un compañero de un viaje emocionante.
  • Imaginación erótica, fantasía y erotismo. Ser creativos y tener nuevas ideas puede ayudar a evitar caer en la monotonía sexual, que es algo que puede suceder muy facilmente en relaciones de largo plazo.
  • Fantasías en pareja. El tener fantasías es un acto de imaginación y creatividad, pero la mayor parte de la gente piensa en esto como una actividad solitaria más que en pareja. Las fantasías en pareja son una creación conjunta.
  • De estar detrás de las puertas cerradas a salir de ellas. Tal vez la forma más avanzada de aventurarse sexualmente involucra sacar la vida erótica de la privacidad del hogar (por ejemplo yendo juntos a un lugar nudista).
  • Primeros pasos para abrir la relación. Los autores recomiendan que al inicio de la apertura de la relación, se mantenga el enfoque en el vínculo primario por lo que sugieren explorar juntos. En particular recomiendan ir a un club swinger como primer paso antes de comenzar a explorar formas más avanzadas de aventura sexual. Es muy importante no apresurarse y explorar al ritmo del más lento de los dos.
  • Interactuando con otros. Existe una diferencia física y psicológica entre compartir el espacio erótico con otras personas y tomar la decisión de interactuar físicamente. Esto último es, de hecho, un gran paso para muchas personas. Los autores advierten que si la pareja está enfrentando problemas no es un buen momento para interactuar con otros.
  • Lidiando con los celos. Los celos son una emoción real, legítima y entendible y es necesario desarrollar habilidades que permitan manejar estos sentimientos.
  • Los celos y la importancia de sentirse especial. Para mantener un vínculo fuerte, es necesario darle tranquilidad a la pareja respecto al valor de la conexión y es importante hacerlo de forma regular, esto es útil para manejar los sentimientos de celos que pudieran emerger.
  • Compersión y celos. Aunque la compersión no es exactamente lo opuesto a los celos, puede funcionar como antídoto. El tener placer respecto a las experiencias placenteras de los otros puede ser un tipo de filia. Si, de forma continua, se construye confianza y se refuerza la conexión entre los dos, se pueden crear las condiciones en las cuales la compersión es posible.
  • Filias (Kink). Algunas parejas que buscan tener aventuras sexuales o explorar formas más abiertas de relacionarse pueden encontrar que las filias (kink) son un buen punto de inicio que puede ayudar a profundizar la intimidad.
  • Sexo, Edad y Relaciones a la Medida. La mayor parte de la gente permanece sexualmente activa aún después de la edad reproductiva. Los cambios importantes en la vida pueden dar pie a cambios en los acuerdos de las relaciones y, en este sentido, las relaciones a la medida son ideales pues permiten realizar múltiples redefiniciones y adaptaciones a las circunstancias, aún cuando se está en edad avanzada.

Capítulo 7: Consideraciones éticas en las relaciones a la medida

Los autores sugieren que las relaciones a la medida de todo tipo deben estar acompañadas por una conciencia aguda de las consideraciones éticas y un sentido de la responsabilidad hacia uno mismo y hacia sus parejas. Lo anterior es independiente del tipo de relación que se tenga con la otra persona.

  • Sexo más seguro. Si uno está abierto de un punto de vista sexual, es su responsabilidad educarse acerca de los riesgos y tomar decisiones informadas acerca de como se protegerá uno mismo y a sus parejas sexuales.
  • Decisiones y apegándose a ellas. Es esencial tener pláticas acerca del sexo más seguro antes de cualquier encuentro y antes de que la emoción interfiera con el buen juicio.
  • Sexo más seguro: no solo es cosa de jovencitos. En años recientes los estudios han mostrado que la tasa de ITS ha aumentado en gente mayor a los 45. Lo anterior implica que no por que uno alcance cierta edad no deba cuidarse o checarse.
  • Intercambio de fluidos (Fluid bonding). Este término se usa frecuentemente en la comunidad poliamorosa y se refiere a la gente que acepta dejar de usar protección en sus encuentros sexuales después de haber hecho pruebas de ITS. Esto puede reforzar el sentimiento de conexión e intimidad con el otro.
  • Responsabilidad Sexual. Se refiere a honrar las emociones mutuas y las de las demás personas con quienes se interactua, tratándolas con respeto y consideración, aún si se trata de un encuentro ocasional. La honestidad es especialmente importante y ser honesto comienza cuando uno es honesto consigo mismo, cosa que los autores reconocen que no es fácil.
  • Mindfulness y respeto. Otro aspecto de la responsabilidad sexual es el respeto a los demás, sus fronteras, su salud, y su bienestar emocional. Todo aquello que se hace con otros es privado y confidencial, a menos que se diga lo contrario. El aventurarse sexualmente requiere un alto nivel de mindfulness (conciencia del momento presente).

Palabras finales

Abrazar de forma completa el concepto de que “ningún tipo de amor es mejor que otro” no solo nos permite forjar nuestras relaciones en nuestros propios términos sino que también nos libra del juicio de los otros y nos abre a ser más amables y amorosos con todos aquellos con los que nos encontramos, en un contexto sexual o no. También nos libera de la falta de satisfacción y el dolor que frecuentemente acompaña el intento de vivir de acuerdo a modelos no realistas que son impuestos desde fuera. Los autores distinguen entre la moral y la ética. La moral implica actuar de acuerdo a lo que se acostumbra, la ética implica actuar de acuerdo a los valores propios y guiarnos por nuestra propia brújula interna. Las relaciones a la medida son, por naturaleza, intrinsecamente éticas.

Hay que recordar que se debe tratar a las relaciones como un proceso creativo. Descubrir el estilo amoroso que es adecuado para uno. Esto es algo que no depende de encontrar la pareja adecuada, en vez de ello significa encontrar a nuestras parejas en el lugar en donde están. Involucra estar despierto, no vivir en un mundo de almas gemelas y de “vivieron felices para siempre”. Los autores ven esto como una práctica espiritual, una que involucra desarrollar habilidades y refinarlas conforme pasa el tiempo. No hay un camino directo, se cometerán errores, y algunas veces no se alcanzarán los objetivos. Ellos mencionan que les ha pasado, y que les seguirá pasando, pero aseguran que la perseverancia es recompensada.

Buddha tiene la fama de haber dicho que el “buen compañerismo” (good fellowship) es la esencia de la vida espiritual. Nuestra sociedad está atomizada y es individualista, y es fácil olvidar que no estamos aislados, que las relaciones y la conexión son un refugio. Ya sea que uno se identifique como soltero por elección, monógamo, poliamoroso o cualquier otra cosa, si se puede recordar que somos criaturas relacionales y si se trata a las relaciones como algo que se debe atesorar, entonces uno nunca se sentirá tan solo

Conclusión (mi opinión)

Debo decir que éste libro me agradó mucho, sobre todo por que tiene un enfoque muy pragmático e incluyente. La idea de poder diseñar y crear entre dos personas una relación como si fuera una obra artística única, en vez de tomar algo ya establecido, me parece algo muy sensato. El concepto de relaciones a la medida nos libera, además, de las etiquetas y de la necesidad de pertenecer a un bando particular (por ej. “soy poliamoroso”, “soy swinger”). Debo decir que, de hecho, desde que leí el libro decidí adoptar el término Relación a la Medida para referirme a mis relaciones y ya no preocuparme de las etiquetas, ahora simplemente tengo relaciones a la medida (o RAMs de forma más corta).

Este libro puede ser útil para cualquiera, desde la gente que vive relaciones monógamas de largo plazo hasta aquellos que desean tener un abanico de relaciones de distintos tipos con diferentes personas. Al final del día, todas estas relaciones pueden manejarse como RAMs y todas pueden ser diseñadas y mantenidas de una forma similar.

Otro aspecto que me agradó mucho es la flexibilidad del enfoque de las RAM. Los autores reconocen que las relaciones son algo dinámico y que los cambios son algo que se puede manejar a través de una revisión de los acuerdos de diseño de la relación.

Tal vez mi única crítica es que no hay ejemplos concretos de diseño de las RAM así que esto es un ejercicio que los autores dejan al lector, aunque dan suficientes ideas y consejos en diversos apartados de como hacerlo.

Creo que este es libro poco conocido merece más difusión y te invito a que lo leas y que, tú también, incluyas el término RAM en tu vocabulario. Si te interesa escuchar una entrevista con los autores, puedes encontrarla en la liga siguiente:

Por último, si te interesa adquirir el libro, lo puedes hacer a través de la liga siguiente:

El Profe, Enero 2018.

3 Comments

  1. Tu puntualísima reseña de este libro me cae como anillo al dedo porque lo veo como el complemento ideal a otro libro que comencé a leer (Sex at dawn: que trata, desde un punto de vista antropológico, sobre la no monogamia del ser humano).
    La revisión que haces sobre todos sus capítulos me permite tener la certidumbre de que es una lectura necesaria para todos los que estamos interesados en el tema.
    Sin embargo, me inquieta mucho la premisa de los que los autores denominan como ‘relaciones a la medida’: “…cualquier relación en la cual las partes se sientan a discutir abiertamente lo que cada uno de ellos quiere respecto a la relación y de qué manera debería evolucionar la relación con el tiempo.” Me inquieta porque, así como está descrito, parecería que al momento de iniciar una nueva relación las partes involucradas deciden cómo quieren que se desarrolle la misma. Si bien me parece una idea lógica no puedo de sentir temor ante la perspectiva de predefinir algo que crece orgánicamente. Me explico un poco más: cuando coincidimos con una persona que se vuelve nuestra amiga nunca le decimos: A ver, siéntate, quiero de decidamos hacia dónde quiero llevar esta amistad ¿no?
    Tal vez me equivoco con esta interpretación; definitivamente debo leer el libro para apoyar mi apresurada conjetura.
    De entrada el término RAM me gusta porque es igual al título de uno de mis discos favoritos de Paul McCartney << Comentario que no tiene nada que ver.

    Me gusta

    1. Hola Aura, muchas gracias por tu comentario. Creo que tocas un punto fundamental que de hecho los autores no tratan en tanto detalle en el libro y es “¿En qué momento define uno los aspectos de diseño de la relación?”. Hemos discutido esto con amigos poliamorosos y en general me da la impresión de que coincidimos que lo primero es ver si hay atracción por la otra persona e interés de establecer una relación más “profunda”. Esto a lo mejor toma un tiempo, algunas salidas, algunos besos (y mas?). Pero una vez que ya se tiene esa certidumbre de que hay interés de crear una relación a la medida, si puede ser conveniente comenzar a establecer acuerdos sobre la relación, no sé, podrían ser cosas como ¿cada cuando se quieren ver? ¿están de acuerdo de hacer demostraciones de cariño en espacios públicos? o cosas así. Si uno no establece esos criterios, es posible que haya frustración y que una de las partes piense que el otro no tiene el mismo nivel de interés o algo así. Creo que el reto está en permitir un crecimiento orgánico de la relación dentro de los acuerdos que haya, hay que recordar que a diferencia de relaciones exclusivas, en relaciones no exclusivas hay que tomar en cuenta que hay otras personas adicionales, lo cual en cierta forma restringe la relación que uno puede crear.

      ¡Que chistoso, yo también tengo un disco favorito que se llama RAM: Random Access Memories de Daft Punk!

      Me gusta

  2. Profe creo que esto rompe con todos los esquemas actuales de relaciones y los rams vienen a crear algo suigeneris, donde cada quien toma lo q quiere y aporta lo q tiene y el mindfulness es importantisimo (conciencia del momento presente) q pocos dominan dado el materialismo q se maneja, sin embargo no hay otra manera de superar las pasiones humanas de celos, dependencias,sentido de propiedad, exclusividad, interés económico, complacencia a la sociedad, status Quo etc etc en q la gente ordinaria se maneja. Romper está barrera e ir más allá es osadía, que pocos se atreven y decidir crear su propio camino, cambiante en relaciones a la medida es un nuevo paradigma de libertad y responsabilidad q pocos quieren asumir pero no hay otra forma de q todos ganemos y evolucionemos, sin dicotomía. Vencedores y vencidos, víctimas y victimarios terminar con esta dualidad para saber q todos somos uno. “Viviendo una experiencia de relaciones a la medida.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s